Segunda Emisión

martes, junio 22, 2021
Día a día económico

Hablemos del salario en el país

En el marco de la conmemoración del día internacional del trabajador, el sábado 1 de mayo del 2021, Nicolás Maduro comunicó el incremento del salario mínimo y el bono de alimentación

El salario es una variable fundamental para las economías que requiere ser analizada constantemente en su relación con otros factores como el empleo, productividad, competitividad, inversión y el bienestar social. La destrucción del poder de compra del salario de manera persistente trae como consecuencia que los trabajadores no puedan adquirir todos los bienes necesarios para su subsistencia, pasen a engrosar cinturones de pobreza, y se generalice la desigualdad de ingresos en los países, motivando malestar social.

El Centro de Documentación y Análisis Para Los Trabajadores (CENDA) en su última publicación correspondiente a marzo 2021, informó que el valor de la canasta alimentaria de los trabajadores tuvo un costo de 229 dólares mensuales, por lo cual un trabajador requería 7,6 dólares diarios aproximadamente para poder adquirirla, sin embargo, al comparar el salario mínimo vigente en nuestro país, el mismo podía adquirir solo el 0.4% de la mencionada cesta, evidenciando así la pulverización del salario mínimo en Venezuela.

Los anuncios realizados en el marco del día del trabajador que definieron un nuevo salario mínimo en 7.000.000,00 de bolívares, equivalentes a 2,44 dólares al tipo de cambio del BCV y un bono de alimentación de 3.000.000,00 de bolívares igual a 1,04 dólares, sitúa  a más de 4 millones de jubilados y pensionados junto a los trabajadores del sector público que tienen sus tablas salariales ancladas al salario mínimo a recibir una remuneración que los pone en condición de no poder satisfacer sus necesidades mínimas de subsistencia. (Ver gráfico)

AñoSalario mínimoBono alimentaciónTipo de Cambio (paralelo)Salario Mínimo en dólares Ingreso en dólares
20132.047,521.177,0027,2975,03118,16
20144.251,401.397,0075,5556,2774,76
20156.476,982.475,00402,0016,1122,27
201615.051,1742.480,001.002,0015,0257,42
201765.021,04135.000,006.465,0010,0630,94
20181.000.000,001.555.500,002.010.000,000,501,27
201940.000,0025.000,006.656,006,019,77
2020400.000,004.000,00196.268,002,042,06
20217.000.000,003.000.000,002.870.000,002,443,48
Fuente: Calculos propios. BCV, MPPPT.

El salario mínimo establecido por Nicolas Maduro especialmente el sector público, los coloca en condiciones de pobreza extrema, al contrastar con lo establecido por el Banco Mundial referente a una línea de ingreso que permite clasificar a aquellas personas las cuales tienen un ingreso menor a 1,9 dólares diarios en condición de extremadamente pobres, y sólo pueden satisfacer un mínimo de sus necesidades básicas. 

En Venezuela tenemos un modelo económico que condena a los trabajadores venezolanos a escenarios de subsistencia, no retribuye el trabajo realizado, destruyó los contratos colectivos, las prestaciones sociales y la seguridad social, al mismo tiempo, el país enfrenta la destrucción de su moneda, y en medio de un proceso de dolarización desordenada, donde existen trabajadores que reciben salarios en bolívares y son los más afectados, dado que los precios y las transacciones están dolarizadas, mientras  sus ingresos están en una moneda destruida. 

Mercados venezolanos

Sin embargo, se ha complejizado el contexto para los trabajadores que perciben salarios en bolívares con la dolarización desordenada, porque si todo se dolariza excepto los salarios, la población que no tiene acceso a dólares se empobrece aceleradamente, mientras que la otra parte se protege y acceden a mejores condiciones de vida, ampliándose la brecha de desigualdad existente en un momento de una emergencia humanitaria compleja como la que vive el país

La dolarización ha permitido restablecer algunos equilibrios económicos al sector privado venezolano tales como: precios, salarios, inventarios y estructuras de costos, entre otros, evidenciando un régimen monetario donde están conviviendo varias monedas, pero el dólar norteamericano tiene mayor presencia y aceptación. En este contexto es muy importante abrir un debate sobre la reconstrucción de los salarios en Venezuela, y en especial en el sector público con el objetivo de permitir el rescate del mismo y que cumpla sus funciones como fuente para satisfacer las necesidades de los trabajadores y sus familias, pero también como un fuerte instrumento de retribución del trabajo.

Hay quienes consideran que los salarios mínimos son una alternativa menos atractiva para los trabajadores que la contratación colectiva fundada en la confianza mutua, sin embargo, no se puede minimizar su importancia dado el actual contexto económico. Además, un salario mínimo fuerte puede contribuir significativamente en la erradicación de la desigualdad

Mucho se ha caracterizado la gestión económica del régimen, quienes son los responsables de la mayor crisis económica en la historia contemporánea del país que deja en su paso: hambre, pobreza, desigualdad e inequidad. Hoy los trabajadores venezolanos no reciben la retribución de su trabajo y sus prestaciones sociales fueron destruidas con la reconversión monetaria del 2018.  Se trata entonces de comenzar a construir estrategias y planes para rescatar la principal fuente de ingresos para los trabajadores, ya que en torno a los salarios se desarrollan grandes temas como condiciones de vida, desigualdad, discriminación y privación; allí radica la importancia de los salarios dignos y el trabajo decente para los trabajadores, porque se trata de justicia social.

Econ. Luis Crespo
MSC. Moneda
Docente Investigador UCV
@camberin

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.