Primera Emisión

lunes, mayo 17, 2021
Astroterapia con Erika Ramos

Atreverme a ver mi sombra

Veo con frecuencia lo duro e inaceptable que resulta la posibilidad de descubrirse entre polaridades, es decir, ver que podemos ser una persona profundamente encantadora y del mismo modo habitar en nosotros un lado tenebroso y a veces hasta temible

Nada mas aterrador que comenzar el viaje del encuentro con nuestra sombra, descubrir nuestra oscuridad.

Mascaras que contienen una polaridad llena de prepotencia con imposiciones creyendo tener la verdad absoluta, dictadores que pretenden hacer cumplir sus leyes, rabias que claman por expresarse de la manera mas violenta, celos que dejan al descubierto muchas inseguridades, resentimientos añejados, codicias desbordadas, tendencias asesinas, lujurias que podrían escandalizar, mentiras súper elaboradas y súper conscientes del daño que está ocasionando y hasta tendencias suicidas tras lo que se cree imposible superar.  Todo eso y mas podríamos descubrir al destapar nuestra propia caja de Pandora.

La sombra sigue siendo ese lugar pavoroso que pocos se atreven a explorar y que otros pocos se arriesguen a confesar.  Tarea difícil la de osar el emprendimiento en ese viaje hacia nuestras profundidades y asumir las consecuencias de lo descubierto allí.

Ese Hades, tan propio, tan mío que por lo general resulta bochornoso presentar a quienes me rodean. 

Finalmente descubriremos que no hay forma de emprender el proceso de sanación si antes no me adentro de la manera mas sincera y genuina posible a ese Inframundo personal.

Esta sombra que permanece siempre al acecho y que mientras mas me empeño en negar mas se presenta sin ser invitada.  Esa sombra que  se va a presentar en los momentos que menos la espere y se mostrara tan vivita, tan llena de la energía que le niego, dejándome al descubierto, absolutamente desnuda.

Habla de mucho de mí esos momentos en lo que me invade el odio, la rabia, los celos, la envidia, la vergüenza, la venganza, la ira.  Cuántas proyecciones que dejan al descubierto todos los resentimientos con la carga de lo no logrado, de lo anhelado y no disfrutado o lo que se siente inalcanzable.

Con frecuencia resulta extremadamente duro reconocer esa sombra, esa faceta de mí que no es tan agradable para la presentación en sociedad, ese polo tan oscuro que puede hasta avergonzarme al descubrirlo dentro mí.

Pero resulta que si existe, es real.  Y mientras mas me niego en aceptarlo, mientras rechazo su existencia en mí, mientras mas me empeño en alienarlo, mas se presenta, una y otra vez, sin poder hacer nada porque puede que ni siquiera me haya hecho consciente de tenerla.

Encontrar la propia sombra y enfrentarse con ella puede llevarnos al aprovechamiento mas nutritivo de esa poderosa energía, puesto que es uno de los primeros pasos para mi integración, mi trascendencia, mi sanación.  Solo encontrándome con mi sombra y haciéndome consciente de quien soy realmente, con luces y sombras es que podre sentirme encaminada a la autorrealización mas profunda como ser humano.  Ya dijo Jung que uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad.

Encontrarnos con nuestra sombra nos brinda la opción de vernos completamente, desnudarnos profundamente para conocernos totalmente.  Solo conociéndome a cabalidad podre aprender a lidiar con mis demonios, literalmente hablando y aprenderé a potenciar mis luces.  Conocer mi naturaleza, hacerme consciente de quien soy realmente, para alcanzar una autentica auto aceptación. 

Es atreverme a explorar todas las áreas de mi vida con la sincera determinación de examinarme  en relaciones de todo tipo, en mi sexualidad, en mi desempeño profesional, en la construcción de mis metas y hasta en mi desenvolvimiento diario.

Y en cada hallazgo que vaya realizando, podre darme cuenta hasta de esas emociones negativas que puedo enfocarlas en la utilidad en mi vida desde lo constructivo para aprovecharlas al máximo. 

La tarea está en hallar esas partes de mí que rechazo y decidirme  a comenzar una reconciliación que me permita aceptarme como soy.

Métodos hay muchos para ver la sombra o la oscuridad que tanto rechazo: terapias, escrituras, sueños, dibujos, palabras que repito, lo que pienso y no digo, maneras de accionar, posturas corporales.

El trabajo estará en hacerme consciente, auto aceptarme y comenzar la sanación porque la plenitud esta en verme en mi totalidad.

Si no me atrevo a conocerme no podré saber de qué soy capaz y de que no.  Una vez escuché que nunca llegamos a conocernos completamente a nosotros mismos.  A lo mejor es así, pero mientras esté viva quiero trabajar en conocerme lo más posible.  Explorar mis posibilidades, conocer y explotar al máximo mis virtudes y sobre todo sanar y trascender cada vez más, mi oscuridad.

“Todo lo reprimido nos debilita hasta el momento en que descubrimos que también constituía una parte de nosotros mismos”.  Robert Frost

Y más que trabajar en un autocontrol se trata de estar conscientes que podemos ser capaces de todo, la diferencia está en nuestras decisiones constantes, en nuestras elecciones continuas.

Que no se me olvide que por mas prácticas religiosas que realice, por mas arrepentimiento que predique si no tomo consciencia de toda mi oscuridad, el trabajo está incompleto. 

Se trata de aprovechar los recursos terapéuticos que estén a mi alcance, cultivar prácticas de meditación constantes y hacerme siempre consciente de mi oscuridad, para poder trascenderla.

“Lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino”  C.G. Jung.

Erika Ramos
Terapeuta Holística, Astrologa Cabalística, Arte terapeuta con mandalas
@laterapeutadelamor

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.