Weekends

domingo, septiembre 19, 2021
Consulta con la doctora Fabi

Biodiversidad en la piel

También en nuestro cuerpo hay una gran variedad de escenarios

Normalmente no asociamos este termino a nuestro organismo, pero si lo analizamos, este término comprende una variedad de ecosistemas y cada región de nuestro cuerpo no es más que eso, una variedad de microorganismos vivos relacionados en un medio físico variable, teniendo diferencias genéticas dentro de cada especie, que permiten una combinación de elementos vivos cuyas interacciones con el entorno son la base de la vida. Esta variedad de microorganismos recibe en nuestro cuerpo el nombre de microbiota.

Sabemos que en nuestro cuerpo hay una variedad de microorganismos que no nos hacen daño y los llamábamos flora normal, ahora microbiota. Esta flora difiere dependiendo del lugar donde se encuentre. Si hacemos un cultivo del cuero cabelludo, de la piel de un brazo, del área genital y boca, los microorganismos como hongos, virus, parásitos y bacterias que vamos a encontrar son muy diferentes, en vista que las condiciones de la región varían en pH, temperatura, humedad, cantidad y calidad de los lípidos o grasas, presencia de pliegues, densidad de folículos pilosos, entre otras cosas. Existen alrededor de 100 billones de microorganismos vivos en nuestro cuerpo, que pueden vivir gracias a nosotros, pero también nos son beneficiosos.

Mujer lava la cara
Cuidado de la piel

La microbiota juega un rol fundamental en la fisiología humana, metabolismo, regulación del sistema inmune, progresión de enfermedades y se forma desde el nacimiento, cuando el niño entra en contacto con la flora vaginal de la madre si es parto o la flora del abdomen si es por cesárea, evolucionando a lo largo de la vida y variando según el sexo, edad, hábitos de higiene, uso de productos y medicamentos.

Es así como por ejemplo el lavado excesivo de la piel puede alterar la capa lipídica (grasa) con lo cual no podrá adherirse el microbiota y si a eso sumamos que el pH del jabón no es el adecuado, podemos favorecer el crecimiento de bacterias que no deberían estar en esa zona y deteriorar la microbiota existente. Debemos recordar que existe un equilibrio que entre otras cosas se produce por el propio microbiota, la existencia de unas bacterias por ejemplo inhibe el crecimiento de otras bacterias, hongos u otros microorganismos y es por ello que cuando barremos nuestro microbiota con el uso de elementos antisépticos, o antibióticos, estamos alterando ese ecosistema. Un claro ejemplo de esto es cuando se toman ciertos antibióticos para alguna patología y acto seguido se produce diarrea o candidiasis vaginal ¡que ocurrió? Que alteramos el microbiota (o flora normal) de esa región, favoreciendo el crecimiento de la población de otros gérmenes diferentes.

Hoy en día se reconoce su importancia en enfermedades de la piel como dermatitis atópica, psoriasis, rosácea, acné y muchas otras. Es por esto que cada vez son más específicos el tipo de productos que utilizamos para cada tipo de piel, ya que si lo gramos regular la flora bacteriana de la región, lograremos controlar gran parte de la enfermedad presente, pero si por el contrario la alteramos por ejemplo con el uso de los antibióticos inadecuados, productos con un pH que no es el apropiado, entre otras cosas, podemos empeorar el padecimiento. Incluso cada vez es más frecuente observar cremas y otros productos que incluyen prebióticos y probióticos, así como indicar un complemento de estos elementos para complementar el tratamiento de ciertas enfermedades.

Dra. Fabiana Ortega de Schmidt
Dermatólogo

+584142810912
@drafabiortega

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.