Segunda Emisión

martes, diciembre 1, 2020
Consulta con la doctora Fabi

Envejecimiento 2.0

La luz emitida por las computadoras, televisores, teléfonos celulares y otras fuentes artificiales de luz, si bien no es tan dañina como los rayos solares, también puede causar estragos en nuestra piel

Protector solar en la arena
Protector solar

El primer protector solar conocido en la historia fue creado durante la segunda guerra mundial, para proteger a los soldados norteamericanos del sol. Fue elaborado a partir de aceite de parafina rojo y posteriormente comercializado bajo el nombre de coppertone, por el tono cobrizo del aceite.

Uno de los grandes logros en materia de cuidados para la piel de los últimos años es la concientización a la población acerca de la necesidad del uso de protección contra la radiación ultravioleta, proveniente del sol; a pesar de que los protectores solares se conocen desde hace muchos años, su uso no había sido tan extendido como lo es actualmente. Cabe notar, que a pesar que la mayoría de las personas lo utilizan cuando realizan actividades al aire libre, en importante generar la cultura de uso diario del protector solar aun cuando no salimos de casa y creemos que no nos vamos a exponer al sol.

La vida nos ha cambiado, durante el año 2020 en vista de la pandemia que nos azota, las actividades al aire libre se han visto más restringidas, lo cual no quiere decir que no debamos cuidar nuestra piel.  Está demostrado que la luz visible de onda corta, en el espectro azul (400-490nm), emitida por las computadoras, televisores, teléfonos celulares y otras fuentes artificiales de luz, si bien no es tan dañina como los rayos solares, también puede causar estragos en nuestra piel. Estas fuentes de luz son capaces de estimular a los melanocitos, que son las células responsables de la pigmentación de la piel y por ende de la aparición de manchas, por lo que también se ve enlentecida la mejoría de aquellos pacientes que están en tratamientos despigmentantes.

Esta radiación puede producir incluso envejecimiento prematuro de nuestra piel. Se ha demostrado que la exposición a fuentes artificiales de luz, por períodos incluso de 1 hora, puede aumentar la producción de radicales libres, de mediadores inflamatorios y daños en el ADN celular. Estos factores se encuentran a su vez relacionados con alteración de los procesos naturales de reparación de nuestras células y aparición de cáncer de piel.

Y ¿Qué pasa con nuestros niños?

Niño frente a la tv
Niño frente a la tv

En el caso de los niños, actualmente se encuentran mucho más expuestos a la luz de los equipos electrónicos, en vista que están más tiempo en casa y tienen sus clases online, por lo es muy importante incluir en su rutina diaria el uso del protector solar, porque sabemos que van a pasar muchas horas frente a estas fuentes de luz y los daños producidos podrían ser evidentes dentro de algunos años.

Dra. Fabiana Ortega de Schmidt
Dermatólogo

+584142810912
@drafabiortega

También puede leer: Arcoíris de las uñas

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.