Segunda Emisión

martes, junio 22, 2021
Estar y vivir bien

Estrés una bomba de tiempo ¡No dinamites tu cuerpo!

Queriendo resolver todo en muchas ocasiones no percibimos cómo está reaccionando nuestro cuerpo, hasta que llega un momento de colapso. ¿Te has detenido a escuchar a tu cuerpo? ¿Cuánto poder le das al estrés?

Listar las causas del estrés podría tomarnos días enteros. Exceso de trabajo o no contar con un empleo, la dinámica de vida ahora en tiempo de pandemia, las situaciones familiares: todo aquello que nos genera tensión física o emocional, reflejándose en muestro cuerpo, incluso de manera silenciosa. 

Sin duda lo que vivimos es muy exigente, porque debemos resolver. Sin embargo, ante tanta tensión es valioso que estemos atentos para reconocer cuándo estamos sometidos a mucho estrés continuado, hacerlo consciente nos permitirá precisar alternativas.

Detén el estrés a tiempo

La revista científica The American Journal of Cardiology, publicó un estudio que indica que las personas con un elevado nivel de estrés tienen un 27% de riesgo a padecer una enfermedad cardíaca.

¡Debemos evitar llegar a esos términos! Hay señales silenciosas que nos pueden indicar que estamos sometiendo a nuestro cuerpo a una tensión extra. 

Acné en el cuerpo, pérdida de cabello, palpitaciones, pérdida del apetito, sudoración, cambios en la libido, disminución de la emergía, desgano y, en ocasiones, puede desencadenar en depresión.

¿No puedes con el enemigo? ¡Enfrenta al estrés!

Decir que eliminaremos el estrés, es mentira, especialmente si analizamos las condiciones de vida actuales; estamos reaprendiendo a vivir con nuevas condiciones. Sin embargo, sí podemos aprender a controlar nuestra reacción frente a él. Recordemos que, según la OMS, el estrés es “el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción”. Si aprendemos herramientas para reaccionar de mejor manera, nos permitirá temer un mejor control de las posibles repercusiones de muestra salud.  

Comparto algunas recomendaciones que he puesto en práctica, en este propósito de estar y vivir bien:

  • ¡Ordena! ¿Te has dado cuenta de que cuándo nuestra casa o lugar de trabajo están desordenados, todo es un caos? ¡Así pasa con nuestra mente! Querer hacer de todo, en un mismo momento, no es factible. No te abrumes, establece prioridades.
  • Atención con los hábitos que hacen daño: saltarte las comidas, abusar de los snacks, cenar muy tarde o no hacerlo, el sedentarismo, no dormir lo suficiente (recuerda que deben ser ocho horas), son solo algunas de las cosas que solemos hacer en tiempos de ajetreo y que van minando a nuestro cuerpo. ¡Evítalo!
  • Toma tiempo para ti. Una vez a la semana, mínimo, dedica tiempo para ti. Practica el ejercicio o haz la actividad que más te guste y genere bienestar.
  • ¡Evita sobre pensar! Cuando tenemos una preocupación, los pensamientos nos agobian. Podría ayudar concentrarse en posibles soluciones, lo que hemos logrado. Lo importante es no acunar el problema.
  • ¡Busca ayuda! El estrés puede derivar en depresión. No creas que estar deprimido solo se ve cuando estamos tristes o con ganas de llorar. Si sientes mucho agobio, no ves solución, ya no tienes la misma energía, lo que antes te gustaba hacer ya no significa lo mismo para ti, ponte alerta. Buscar ayuda nunca estará de más y nos garantiza la oportunidad de atender a tiempo lo que nos ocurre.   

Espero que esta guía sea de tu utilidad, la he puesto en práctica y me ha funcionado. Recuerda que podemos seguir en contacto a través de mis redes sociales @sanchezyesmin, allí podremos conversar también sobre otras maneras para estar y vivir bien.   

Por: Yesmín Sánchez
http://estaryvivirbien.com/
[email protected]
@sanchezyesmin

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.