Segunda Emisión

lunes, mayo 17, 2021
Baúl de Estrellas

Hedy Lamarr: Mucho más que una cara bonita

"Cualquier chica puede ser glamurosa. Todo lo que tienes que hacer es quedarte quieta y parecer estúpida", dijo la actriz conocida en Hollywood como "la mujer más bella del mundo"

Hedy Lamarr, Éxtasis

Portadora de una belleza sublime y de una impresionante brillantez intelectual, la austríaca Hedy Lamarr desde muy niña fue considerada una superdotada.

Sin embargo, Hedwig Eva Maria Kiesler, decidió abandonar sus estudios de ingeniería, para perseguir su sueño de ser una gran actriz de cine.

En 1932 salta a la fama con su polémica participación en la película Éxtasis donde realizó el primer desnudo de la historia del cine y además fingió un orgasmo ante las cámaras lo que causó tal conmoción que la cinta fue censurada por el Vaticano y se prohibió su proyección en las salas de cine.

Tras el escándalo la hermosa joven se casó con el magnate vendedor de armas Fritz Mandl, quien era tan celoso que la forzaba a asistir a sus reuniones de trabajo donde la inteligentísima Hedy recopiló información clasificada sobre lo último en tecnología armamentística nazi.

Hedy Lamarr

Pero la inquieta actriz decidió escapar de su jaula de oro y se embarcó en el trasatlántico Normandie rumbo a Estados Unidos, viaje que cambiaría su destino al conocer a bordo al productor de películas Louis B. Mayer.

Se instaló en Hollywood y, tras su elogiada actuación como estafadora y ladrona de joyas en Argel, participó en los films Camarada X, Cenizas de amor, Noche en el alma en 1944, Pasión que redime en 1947 y Sansón y Dalila en 1949, uno de sus grandes éxitos taquilleros.

Y aunque logró convertirse en una gran estrella en los años 30 y 40 al protagonizar al menos una treintena de cintas, falló en sus escogencias al rechazar films emblemáticos como Casablanca y Lo que el viento se llevó.

Hedy Lamarr

Debido a su portentosa inteligencia Hedy Lamarr estaba más interesada en la lucha contra los nazis que en el cine y decidió concebir un sistema de transmisión de órdenes de mando, conocido como “salto de frecuencia”, precursor del actual WIFI, que perfeccionó junto al compositor, George Antheil.

El 10 de junio de 1941 presentaron la patente del incipiente sistema inalámbrico pero todo quedó allí y, aunque Lamarr no insistió y regresó a la cinematografía, años más tarde se supo que los militares se apropiaron de su invento.

Su inteligencia intimidaba a la sociedad machista de la época, lo que impidió su reconocimiento internacional como científica durante medio siglo pero en la actualidad el Día del Inventor en Austria se celebra en su fecha natalicia, el 9 de noviembre.

Tras seis fracasos matrimoniales y en pleno declive profesional Lamarr se aficionó al uso de pastillas, se obsesionó con las cirugías plásticas y practicó la cleptomanía y, cuando finalmente en 1997 le concedieron el galardón Pioneer Award, solamente comentó «It’s about time» (ya era hora). 

El 19 de enero del 2000 la hermosa Hedy, quien demostró que no fue simplemente una cara bonita, moría en Caselberry, Estados Unidos, a los 85 años de edad tras una complicación cardíaca.

Sonia Pomenta Llaña

@soniapomenta

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.