Segunda Emisión

martes, marzo 2, 2021
Felicidad productiva

La ansiedad, el tema que ocupa a muchas mentes (Parte 2)

Lo prometido es deuda. Aquí te traigo la segunda parte de una breve explicación de lo que significa vivir en ansiedad y algunas claves para aprender a observarnos y descubrir en qué momento está haciendo estragos en nuestras vidas

Hoy me gustaría comentarte cuando la ansiedad puede volverse patológica.

. Cuando la reacción desproporcionada es constante ante alguna situación cotidiana.

. La persona ingresa en una cadena de preocupaciones que no logra quebrar.

. Viven preocupados por todo o por nada.

. No es una preocupación o un miedo determinados, muchas veces desconocen qué los mantiene en estado de alerta.

. La ansiedad no suele responder a un hecho específico. Por ejemplo, las fobias: cuando era un niño lo encerraban en una habitación, lo cual se convierte en una fobia a lugares cerrados, posteriormente.

. El trastorno de ansiedad suele adquirirse por imitación y aprendizaje.  Un ejemplo de ello es cuando los padres  transmiten a sus hijos la idea de que “el mundo es un lugar peligroso” o “generar la idea de ser perfectos y mantener el control en todo” hace que ese individuo crezca con la sensación de creer que ser perfecto es saludable.

Una persona ansiosa puede mostrar ciertas características como las que explico a continuación. La ansiedad que no se puede manejar y perdura en el tiempo indefectiblemente traerá como resultados ciertos síntomas físicos. Uno de ellos es el cansancio extremo que raya en el agotamiento, irritabilidad, dolores musculares, contracturas, aceleración, deseos de llorar, sensación de ahogo y angustia.

¿Qué ocurre en la mente de una persona ansiosa?

Siempre imagina lo peor por lo que construye en su mente una posible hipótesis de lo que podría llegar a ocurrir.

Sus ideas comienzan con ¿y si…? y si me enfermo?  ¿y, si me echan del trabajo?, ¿y si él o ella me deja?

Por supuesto la respuesta siempre será negativa.

Otra reacción muy típica de una persona ansiosa es que baña de ansiedad todas sus actividades.

Por ejemplo: si tiene una entrevista a las 10:00 de la mañana, a las 5:00 o 6:00 am ya estará despierta y preparada. La ansiedad nos conduce a experimentar un conflicto entre los relojes, el reloj externo y el propio reloj interno. Afuera es un horario pero adentro el reloj corre más rápido. Esta situación es la que hace que alguien viva apresuradamente.

Una persona ansiosa experimente manifestaciones a nivel físico

La ansiedad se va acumulando para manifestarse luego en el cuerpo sin la persona darse cuenta. Palpitaciones, golpeteo del corazón o aceleración de la frecuencia cardíaca, sudoración, sensación de dificultad para respirar, sensación de ahogo, dolor o molestias en tórax. En los casos más extremos, está los ataques de pánico.

Te puedes estar preguntando ¿dónde nace la ansiedad?

Nace de las creencias que todos tenemos, es decir, de una determinada manera de pensar. Así como pensamos, nos sentiremos y actuaremos en la vida.

Como vemos la ansiedad nace de las creencias y de esos pensamientos que se  cree se pueden controlar, pero que muchas veces terminan controlando ellos si no se hace una gestión emocional voluntaria.

Cabe preguntarnos ¿se puede superar la ansiedad? Aquí te dejo algunas sugerencias para la gestión consciente de la ansiedad:

En primer lugar debemos aceptar que no se puede controlar todo. Es importante delegar a otros alguna tarea, de esa manera se estará contribuyendo con la generación de tranquilidad y creando espacios confiables donde la persona ansiosa se sienta en calma.

Tomar conciencia de que estás haciendo lo mejor que puedes. Ser compasivos y sentirse orgullosos por los pequeños logros, permite aquietar a la mente que está en constante búsqueda de la perfección.

Cambiar a un pensamiento positivo todos esos pensamientos de fatalidad o catastróficos que acompañan a la persona ansiosa y que pueden aparecer en cualquier situación que en sí no es peligrosa.

Determinar qué es lo que dispara la ansiedad, ¿trabajo, escuela, algo en el hogar? Entre otros. Tratar una vez identificados los disparadores de la ansiedad, escribir en un diario esos episodios, esto proporciona la sensación de que la persona ansiosa se está entendiendo y el sentimiento de culpa se desvanece.

Caterina Gravina
[email protected]
caterinagravina.com
+34600807271

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.