Segunda Emisión

martes, diciembre 1, 2020
La virgen de Chiquinquirá recorrerá Maracaibo en el María móvil

La Chinita llegará a las casas de los zulianos este #18Nov

En medio de una situación inusual los marabinos se preparan para celebrar a la Virgen de Chiquinquirá desde sus hogares. Las ofrendas, los cantos y las gaitas no faltarán este año ya que desde cada casa y los diferentes municipio para rendir honores a la patrona del Zulia

En medio de una pandemia que ha dejado en jaque a todo el mundo, la iglesia venezolana ha buscado alternativas para seguir haciendo eco del mensaje de Dios y cumplir con cada una de las celebraciones y tradiciones religiosas; manteniendo su mensaje de paz y tranquilidad a la población y a esas personas que desean con ansias que todo vuelva a la normalidad.

Ante la situación actual, la radio, televisión y los medios digitales han estado presente para transmitir las distintas celebraciones eclesiásticas como el recorrido que realizó el Nazareno de San Pablo por Caracas en Semana Santa, la exhumación del doctor José Gregorio Hernández y la tradicional bajada de la virgen de Chiquinquirá en la ciudad de Maracaibo.

El pasado 31 de octubre los marabinos festejaron desde sus hogares en acto en que se baja a la Chinita de su altar para la preparación de su aniversario que se cumple cada 18 de noviembre, en donde la imagen de la virgen recorre junto a los feligreses las calles y las avenidas de la capital zuliana.

Cerca de las 05:00 de la tarde del pasado 31 de octubre, como es costumbre el último sábado de ese mes, se llevó a cabo la eucaristía en honor de la Patrona del Zulia en la Basílica de Nuestra Señora del Chiquinquirá; la misa fue ofrecida por el presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) y arzobispo de Maracaibo, monseñor José Luis Azuaje.

Un acto que tradicionalmente se realizaba con miles de feligreses a los alrededores de la Plazoleta de la Basílica, este año se realizó a puertas cerradas y con un número reducido de personas debido a la pandemia.

El rector de la Basílica de la Chinita, el padre Nedward Andrade, comentó para ElAxioma.com que están completamente preparados para conmemorar los 308 años de la aparición de la virgen cumpliendo con cada uno de los protocolos para salvaguardar la salud de los fieles y cumplir una vez más con tan esperada celebración.

«Estas fiestas patronales del 2020 tienen como lema mira y cuida con afecto maternal a este mundo herido; está tomado de las palabras del Papa Francisco, que manifestó el 11 de septiembre que es el día de la natividad de la virgen o su cumpleaños. El papa manifestaba que con el mismo afecto y amor que la virgen María cuidó a Jesús cuando era niño, con el mismo está cuidado ahora a todos sus hijos, a cada uno de nosotros, con un afecto maternal en este mundo herido por bastantes circunstancias, sobre todo por este año 2020 que hemos estado golpeados por la pandemia», dijo.

El padre Andrade expresó que en medio de la situación que vive el país han asumido el mensaje del Sumo Pontífice «desde la advocación de Chiquinquirá», para manifestar que ella continúa haciendo esa labor con el pueblo zuliano, maracaibero y con todos los venezolanos que veneran a la virgen María bajo el nombre de la Chinita.

Historia de la Chinita

La historia de la patrona de los zulianos, data del año 1709 cuando una mujer de avanzada edad se encontraba lavando ropa a las orillas de lo que hoy se conoce como el Lago de Maracaibo.

La mujer encontró una madrera fina, la tomó y se la llevó porque pensó que sería útil para cubrir la tinaja de agua que tenía en el corredor de su vivienda. Transcurridos varios días, el 18 de noviembre escuchó unos golpes en la pared dónde había colgado la tabla; aunque quiso hacer caso omiso, el sonido cada vez era más fuerte por lo que se dirigió al lugar de donde venían los golpes.

Al acercarse se dio cuenta que en la tabla estaba la imagen de la virgen, y que de ella salía un luz muy brillante. La mujer corrió fuera de la casa gritando ¡milagro! ¡milagro!. La gente de la zona sorprendida por los gritos fueron al lugar en el que hoy en día continúa la imagen de la Chinita.

La casa de la anciana se convirtió en la Basílica en donde los lugareños y devotos, van a venerar la imagen de Nuestra Señora de Chinquinquirá.

Según cuenta la historia, al pasar los años se trató de trasladar la imagen de la virgen a la Catedral de Nueva Zamora de Maracaibo, sin embargo, los dos hombres que llevaban la imagen en sus hombros comenzaron a sentirla mucho más pesada; cada paso se hacia insostenible, hasta que decidieron retomar el camino hacia la casa de la mujer que la encontró, la imagen recuperó su peso normal.

Un día para celebrar

El padre Nedward Andrade, explicó que para la tradicional feria de la Chinita seguirán apegados a los protocolos establecidos por la CEV ante la llegada del covid-19.

Programa festividades de la Chinita
Programa festividades de la Chinita 2020

Aunque es una costumbre que los marabinos acompañen la imagen de la virgen por las calles de la capital zuliana, este año será diferente, ya que Nuestra Señora de Chinquinquirá, paseará por las calles de Maracaibo en el María móvil.

«Estas fiestas patronales que se han hecho hasta ahora y se continuarán haciendo de manera virtual, con protocolos de bioseguridad, pegados a los protocolos que dictamina la Organización Mundial de la Salud, con un aforo que responde a las exigencias de bioseguridad para la celebraciones principales», comentó.

El padre señaló que la misma que se acostumbra celebrarse el 18 de noviembre en la tarde, se realizará a partir de las 07:30 de la mañana y transmitida vía online, porque la virgen saldrá a recorrer la ciudad y otros municipios de Maracaibo.

«Daremos a conocer otras actividades en torno a las fiestas patronales, para lograr ese encuentro de la virgen y su pueblo, y nosotros sus pueblos con la sagrada reliquia para poder cumplir con las promesas, que también se podrán cumplir de manera virtual».

La misa se transmitirá a través de los medios de comunicación nacional y las redes sociales, de manera que los fieles puedan seguir con la tradición. Durante la semana de flexibilización, las autoridades eclesiásticas seguirá celebrando las diferentes eucaristías manteniendo el aforo, el distanciamiento y otras medidas de prevención.

Llamado a la conciencia

La iglesia ha creado un grupo llamado «chiquinquireño» de bioseguridad, conformado por 25 hermanos de la Basílica se encargan de prevenir y orientar a los feligreses que se dirigen al templo. Este equipo recibió una inducción por parte de Protección Civil y autoridades de la gobernación del Zulia.

Han estado realizando una campaña de concientización sobre la importancia de cumplir con los protocolos de bioseguridad y seguir las normas establecidas para la celebración de las fiestas patronales.

«Tenemos el apoyo de las autoridades regionales y municipales, además de los organismos de orden público y de prevención, para hacer mecanismos que permitan precisamente evitar cualquier aglomeración o cualquier situación que ponga en peligro la vida de cualquiera de nuestros fieles…

Hablan los marabinos

Oscar Rincón, habitante de la ciudad de Maracaibo, nos comentó sobre lo importante que es para los marabinos poder encontrarse cada año con la virgen de Chiquinquirá, durante sus fiestas patronales.

Él describe la bajada de la Chinita como un momento para la «reconciliación» y para dar gracias a la madre de Dios por encontrarse con cada uno de los marabinos. «La bajada de la virgen es un paso, una puerta, una ventana que se abre para darle la bienvenida a la navidad».

Como parte de la tradición zuliana, cada año en el que se baja la virgen de su altar, inician las celebraciones navideñas, en las cuales se hace presente con cada sonar de las gaitas. «Está en cada boda, en cada celebración porque es ella la parrandera».

Oscar Rincón/ Foto: cortesía

Describe a la virgen como la musa de los compositores que año tras año, componen, escriben e interpretan canciones en su honor cada 18 de noviembre. «Las tradiciones y costumbres que se han adoptado durante muchos años siguen siendo las mismas».

«El escuchar las gaitas, el compartir, el acompañar en las afueras de la Basílica del Rosario de Chiquinquirá, para llevarle las ofrendas de amor que cada persona tiene para darle a la madre de Dios», expresó.

Para los zulianos, las fiestas patronales son un momento para compartir con la familia en compañía de la Chinita.

Conmoción zuliana

En medio de la pandemia los zulianos han tenido apegarse a las normas y celebrar a la virgen de Chiquinquirá desde sus hogares. «Por muchos años el pueblo zuliano se ha caracterizado por vivir intensamente las fiestas patronales de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá».

«Este año ha tenido un significado muy diferente en todos los aspectos y en todos los sentidos. Unas fiestas que se han venido haciendo porque tienen un sentimiento muy diferente a diferencia de otros años, porque hoy el pueblo del Zulia tiene que vivir y celebrar estas fiestas desde sus casas».

A pesar del confinamiento la tradición sigue viva en el corazón de los zulianos, quienes han seguido las costumbres de adornar sus hogares, las calles y colocando altares con la imagen de la Chinita «para homenajear a la madre de Dios».

Asimismo, el sonar de las gaitas, los cantos y las ofrendas se han hecho presente en los diferentes altares que se crearon en las comunidades y barrios de Maracaibo. Para el zuliano la pandemia no ha sido un impedimento para reencontrarse como cada año con la Chinita, por el contrario, han seguido fielmente a su lado.

Curiosidades de La Chinita

La mujer que encontró la tablita en la que posteriormente se reflejó la imagen de la virgen de Chiquinquirá se llamaba María Cárdenas y habitaba el barrio humilde de Nueva Zamora de Maracaibo denominado “El Saladillo”.

Enairo Villasmil, el joyero de la Virgen desde 1969, ha sostenido en repetidas oportunidades que después de tantos años de su aparición los detalles siguen siendo los mismo, es decir, que no se han deteriorado y que en ocasión brillan con mayor intensidad.

A lo largo de la historia también han contado que mientras la imagen es más clara se debe a que se encuentra dentro de la Basílica y cuando se torna oscura es porque está realizando un milagro.

La mirada de la Chinita está ligeramente hacia la izquierda, lo que indica que sigue su camino a la entonces Provincia de Venezuela. Otra curiosidad sobre Nuestra Señora de Chiquinquirá, es que no solo es la patrona de los zulianos, sino también es una de las figuras religiosas más importantes de Colombia y es venerada en Perú.

Celebraciones en pandemia

En medio de la pandemia la iglesia venezolana ha seguido transmitiendo su mensaje, celebrando cada una de las fechas religiosas de forma inédita.

A pocos días de que Venezuela entró en cuarentena nacional a causa del covid-19, las autoridades eclesiásticas realizaron un recorrido por la ciudad de Caracas con el Nazareno de San Pablo, acompañado de los medios televisivos y digitales que transmitían la procesión.

El pasado 8 de septiembre, se llevó a cabo de forma virtual la celebración de las festividades de la Virgen del Valle, patrona de oriente.

Posteriormente, el 11 de septiembre la feligresía también conmemoró los 368 años de la aparición de la Patrona de Venezuela, Nuestra Señora de Coromoto de forma virtual.

Lourdes Soublette
@LSoublette

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.