Weekends

domingo, abril 11, 2021
En la ruta del derecho

La libertad personal como base fundamental del Estado de Derecho

La libertad es la condición que permite a una persona vivir de manera independiente, sin dominación o sujeción alguna a nada más que la ley

Tal y como hemos insistido en otros apartes, el artículo 2 de la Constitución establece que Venezuela es un estado Social, de Justicia y de Derecho con preeminencia en el respeto de los derechos humanos; así las cosas, ese Estado derecho implica el respeto y aseguramiento del ordenamiento jurídico.

De ello deviene entre otras cosas, el respeto al Principio de Afirmación de Libertad, establecido en el artículo 44 de la Constitución en los términos siguientes:

La libertad personal es inviolable; en consecuencia:

 1. Ninguna persona puede ser arrestada o detenida sino en virtud de una orden judicial, a menos que sea sorprendida in fraganti. En este caso, será llevada ante una autoridad judicial en un tiempo no mayor de cuarenta y ocho horas a partir del momento de la detención. Será juzgada en libertad, excepto por las razones determinadas por la ley y apreciadas por el juez o jueza en cada caso.

2. La constitución de caución exigida por la ley para conceder la libertad de la persona detenida no causará impuesto alguno.

3. Toda persona detenida tiene derecho a comunicarse de inmediato con sus familiares, abogado o abogada, o persona de su confianza; y éstos o éstas, a su vez, tienen el derecho a ser informados o informadas sobre el lugar donde se encuentra la persona detenida; a ser notificados o notificadas inmediatamente de los motivos de la detención y a que dejen constancia escrita en el expediente sobre el estado físico y psíquico de la persona detenida, ya sea por sí mismos o por sí mismas, o con el auxilio de especialistas. La autoridad competente llevará un registro público de toda detención realizada, que comprenda la identidad de la persona detenida, lugar, hora, condiciones y funcionarios o funcionarias que la practicaron.

4. Respecto a la detención de extranjeros o extranjeras se observará, además, la notificación consular prevista en los tratados internacionales sobre la materia.

5. La pena no puede trascender de la persona condenada. No habrá condenas a penas perpetuas o infamantes. Las penas privativas de la libertad no excederán de treinta años.

6. Toda autoridad que ejecute medidas privativas de la libertad estará obligada a identificarse.

7. Ninguna persona continuará en detención después de dictada orden de excarcelación por la autoridad competente, o una vez cumplida la pena impuesta.

Como consecuencia, de lo antes transcrito se entiende que toda aprehensión que se realice fuera de los parámetros establecidos en el artículo 44 de la Constitución se considera una detención arbitraria y por ende una violación al derecho a la libertad personal de la cual gozamos todos los ciudadanos.

En este sentido, el principio de preeminencia de defensa de los derechos humanos exige que las autoridades competentes al momento que ejecuten una privación de libertad  la existencia previa de una orden judicial o la verificación de la comisión de un delito flagrante a objeto de que se encuentre legitimada dicha detención.

En nuestro criterio, la libertad personal representa luego del derecho a la vida el derecho fundamental más importante pues está ligado a la definición del Estado y al funcionamiento de sus instituciones. En este sentido, es el acatamiento de los principios que rigen el Estado así como la ejecución de normas que sean cónsonas con ellas lo que asegurará la existencia de un verdadero Estado de derecho. 

En consecuencia, el Estado de derecho implica el proceso a través del cual se delimita el ejercicio del poder del estado a objeto de determinar cómo se relacionará con sus ciudadanos, sobre la base de un ejercicio del poder atado por el principio de la legalidad.

Justicia/Cortesía

Se precisa entonces para que exista un verdadero equilibrio en las relaciones de la sociedad que inicialmente cuente una garantía de los derechos de los ciudadanos ante aquel que ostenta el poder, para que a partir de allí y sobre la base de esa concepción de Estado pueda materializarse un verdadero Estado de Derecho; dentro de este contexto, el Estado de Derecho se encuentra desde el punto de vista conceptual como término medio entre las dos formas tradicionales en que se manifiesta el poder, a saber, anarquía y despotismo.

Así la libertad es la condición que permite a una persona vivir de manera independiente, sin dominación o sujeción alguna a nada más que la ley, que sobre la base del pacto social asume como obligatoria como manifestación de la propia libertad que ostenta.

La libertad entonces, como cualquier derecho fundamental es intrínseco al ser humano, por tanto no puede ser limitado ya que es garantía de la manifestación de la dignidad humana. En consecuencia, la importancia de la libertad recae en el hecho de que contribuye directamente con la generación de una persona plena y satisfecha capaz de actuar de acuerdo a sus propios intereses en beneficio personal y colectivo.

Así, a objeto de mantener el respeto por los derechos humanos se requiere que las excepciones referentes a las circunstancias en las que puedan ser restringidos se encuentren debidamente establecidas de manera previa en la ley (principio de legalidad), y cuenten con la fundamentación adecuada que otorgue legitimidad a su aplicación.

No basta entonces que determinado Estado se defina como democrático o garante del Estado de derecho pues se requiere además que cuente con los mecanismos legales que permitan su aseguramiento aún en los casos donde el mismo pretenda ser vulnerado.

Así las cosas, el Estado de derecho exige una garantía ante su potencial vulnerabilidad por parte de los ciudadanos, el Estado o sus instituciones, de manera tal que pueda ser restituido sin menoscabo de los derechos fundamentales. De ello no escapa la libertad, como derecho fundamental que le confiere dignidad al hombre y lo define como tal; en este sentido, el ejercicio de la libertad le permite decidir respecto a cómo llevará su vida sin más limitante que el ejercicio del derecho  a la libertad que tienen los demás.

Desireé Vitale
Síganme en las redes sociales como @davuabg /@asistenciajca
Número de contacto: +584141212720
Correo electrónico: [email protected]

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.