Segunda Emisión

martes, junio 22, 2021
Estar y vivir bien

La vida se transforma cuando decides reilusionarte y hacer más de lo que te gusta

Altos y bajos, así es el paseo por la vida. ¡Apostemos por enfocarnos en todo lo que nos gusta hacer y aquello que nos permite vivir con ilusión!

Sin duda no podemos controlar lo que nos ocurre, pero sí lo que hacemos con esas emociones. Suele pasar que esta postura surge en momentos en los que, de alguna manera, por presión externa, alguna experiencia de vida fuerte, entramos en consciencia de la forma en que estamos viviendo. Esto resulta un buen ejercicio, si logramos identificar mejores maneras para vivir con bienestar, ¡será ganancia! 

Hace poco escuché a Luis Galindo, reconocido conferencista español con más de 39 años de trayectoria impulsando desde la energía y la reflexión el cambio y consciencia de las personas, en su conferencia Reilusionarse, haciendo una declaración muy poderosa “Ilusionarse es muy fácil, mantenerlo es complicado. Lo importante no es ilusionarse, sino volver a hacerlo por las cosas de la vida. Lo más bonito de la vida es que no es plana. Una persona que abrace su humanidad ha pasado días buenos, regulares y días malos. Por eso la palabra ilusión debería ser una constante. La reilusión es cuando luego de un percance descubro que quiero volver a intentar, en cualquier área de la vida”.

Resurgir en medio de la dificultad

Generalmente procuro ser reflexiva, pero este momento, tras el fallecimiento de mi padre, ha sido muy especial. Leí una frase que resonó en mí, “Cuando muere una persona cercana, más que pensar en la muerte, nos invita a pensar en la vida, cómo has vivido, qué quieres hacer de allí en adelante”, aquí me encuentro. Quiero compartir contigo algunas cosas que he puesto en práctica en otros momentos, pero que sin duda tendrán un nuevo significado.

  • Certeza de vivir en el aquí y el ahora: es difícil, lo sé. Pensar mucho en el pasado, eso nos genera depresión y si nos volvemos obsesivos con el futuro, la ansiedad acabará con nosotros. Mantenernos en tiempo presente nos dará calma.
  • Un día a la vez… ¡una hora a la vez! Cada día tiene su afán, en muchas ocasiones no es un día a la vez sino una hora a la vez, procura avanzar, pero no es necesario imponerse una presión mayor.
  • Identifica qué te ilusiona: he decidido reorganizarme, quedarme con lo que quiero. En mi caso, dedicarme mucho más a las mentorías, definitivamente es lo que más me gusta hacer, lo que más disfruto. De nada sirve estar súper ocupados, full con proyectos que no necesariamente resuenan con lo que más te gusta hacer.
La generosidad, el arte dar

En medio del dolor, la preocupación, la tristeza que estemos atravesando, es clave tomar un tiempo para hacer nuestro inventario personal, reconocer en nosotros las fortalezas, entrar en consciencia del momento, será pasajero, y lo más importante: conectar con nuestra esencia y aquello que disfrutamos, lo que nos hace felices, no tiene que ser bullicioso ni es necesario que estemos soltando serpentinas, perfectas las palabras de Luis Galindo, “la verdadera alegría es paz interior, sentirte en equilibrio. No es cantar y bailar. Hay que diferenciar la euforia del equilibrio. No hace falta hacer ruido”.

No hagas ruido, simplemente permite a tu corazón sentir, entendiendo los grises, pero con la proximidad hacia los colores, con la vivacidad de todo aquello que queremos y disfrutamos, para estar y vivir bien.

Por: Yesmín Sánchez
http://estaryvivirbien.com/
[email protected]
@sanchezyesmin

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.