Segunda Emisión

martes, diciembre 1, 2020
Astroterapia con Erika Ramos

Libertad, una afirmación en mi sentido de vivir

La filosofía nos recuerda que el hombre está condenado a ser libre

Busco en el diccionario la palabra libertad y este fue mi hallazgo:

 “Facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de  una sociedad”.  “La libertad en sentido amplio es la capacidad humana de obrar según la propia  voluntad”.

Elegir de manera responsable, con consciencia de las consecuencias que tendrá mi elección, teniendo presente la causa y el efecto.

Según Heidegger,  la libertad es la esencia de la verdad, mi verdad.

La filosofía nos recuerda que el hombre está condenado a ser libre.  Sin embargo, son muchas las veces que podemos sentirnos víctimas de las circunstancias sintiendo  que  no tenemos la  posibilidad de elegir.  Esa sensación de estar  cautivos, detenidos o presos nos puede llevar a sentir el fin de esperanzas.

El mismo Heidegger hablo de la muerte  como el fin de las posibilidades.  Tengo entonces el poder de tomar las decisiones por las que yo decida luchar para concretar y obtener lo que deseo.  Primero debo creérmelo: saborearlo y convencerme totalmente.  Una vez asimilado, mi primera elección puede ser el decidirme a descubrir en cada instante, cada momento, ante cada persona que conozco y en cada situación que vivo, las opciones  para construir mi verdad.

Puede ocurrir que estamos sujetados, sometidos o cautivos ante las órdenes o el gobierno de otras personas o situaciones.  Aun así, el trabajo estará en recordar que estoy vivo, con el poder de elegir.

Nelson Mandela estuvo 27 años preso por razones políticas y hasta el final lucho por defender sus verdades.  Al salir de prisión y descubrirse con Cáncer de Próstata afirmo que “Después de escalar una montaña muy alta, descubrimos que hay muchas otras montañas por escalar”.  Es decir, siempre habrá una invitación a ser prisionero o a estar sometido a situaciones externas adversas, difíciles, todo dependerá de lo que yo escoja en la manera de resolver esos eventos.  Todo esto aunque tropiece  muchas veces  y pueda llegar a dudar de mi libertad. 

Libertad
Libertad

La misión más importante será seguir luchando por mi razón de ser en el mundo.  Encontrar motivos para continuar, hallar el sentido de VIVIR. 

Suena fácil, sin embargo, muchas veces es una labor titánica. 

Encontrar razones para continuar en medios de situaciones de gran desolación sigue siendo la mega tarea.

Viktor Frankl, sobreviviente prisionero en varios campos de concentración nazi durante la segunda guerra mundial, desarrollo su teoría sobre el sentido de la vida.  Y llego a esta teoría siendo protagonista de maltratos físicos de todo tipo durante su cautiverio: humillaciones infrahumanas, destinado a trabajar muy duro en jornadas interminables,  recibía solo una comida al día, muchas veces en medio de situaciones ambientales que hacían dudar de la sobrevivencia.  Estos prisioneros  llegaban a parecer esqueletos vivientes, quedaban en una total apariencia cadavérica, muchas veces padeciendo enfermedades que podían sentenciarlo a la muerte ya que no les suministraban medicinas.  Maltratado psicológicamente por estar en total exilio, sin contacto con sus seres queridos, sin saber el paradero de sus familiares que también estaban presos en otros campos de concentración.  Día a día viviendo la incertidumbre de no saber si su suerte lo llevaría a terminar en alguna cámara de gas. Una total y constante sobrevivencia.

Pero resulta que Viktor Frankl decidió hacerse consciente de su libertad emocional.  Definitivamente no podía cambiar los eventos externos, no dependía de él.  Aun así, antes de ser solo una víctima de su suerte decidió recordar constantemente la libertad   de pensamientos que tenemos, la libertad en conectarse con sus emociones esperanzadoras más profundas y afirmo que:

“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente  al destino para decidir su propio camino”.

Extraordinaria  lección nos dejó: Ver la oportunidad que tengo para elegir aun en medio de grandes  adversidades.  Encontrar el sentido de mi vida, guardando la esperanza.   Mantener la libertad interior que no nos puede arrebatar nadie. 

No es solo atraer  pensamientos positivos, es también potenciar  nuestra  capacidad creativa para mi utilidad  y el bien de otros, es sentirme  útil para  mí misma y  compartirlo con otros.

Viktor Frankl lograba identificar a los prisioneros que morirían ese día porque eran los que más descuidados estaban en su  apariencia física, mas desmotivados estaban por la vida y los que ya no encontraban razones para seguir viviendo, solo se mostraban como víctimas de su suerte.

Entonces la decisión la tengo yo.  Elijo vivir en libertad o me conecto con el fin de  las posibilidades (la muerte).

Es  mi elección.

Erika Ramos
Terapeuta holística, astróloga cabalística, arte-terapeuta con mandalas
@erikaramosylosastros/ +584122530477

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.